0

Electrodomésticos para la cocina

La Estufa de Inducción es un producto que necesitamos Si buscamos rapidez de hasta 50% más, y que la energía no se disperse, si no que actúe solo en donde la queremos, o sea: en la olla o sartén, esta es nuestra estufa. Si vivimos en un lugar tropical y no queremos que se eleve la temperatura de nuestra cocina, esta es nuestra estufa, porque solo se calentará la olla o sartén, ni un centímetro más de la superficie de nuestra estufa, Menos calor al acercarnos. Por lo que meterse a la cocina en verano, deja de ser un problema.

estufa

Las estufas de inducción no provocan problemas de salud, y esto es fácilmente demostrable, puesto que utilizan imanes, hierro y calefacción muy resistente para accionarlos, así que nada que ver con los hornos de microondas por ejemplo, que tanto utilizamos y que trabajan con radiaciones electromagnéticas.

Son mucho más fáciles de limpiar en caso de derrames. Solo retiramos la olla sucia y limpiamos sin riesgo de quemarnos o sin quitar parrillas. ¡Genial! Otra cosa, los niños están más seguros si se acercan a ellas, aunque si no se les dice, y piensan que una olla está fría… una quemadura es igual si se derraman su contenido.

Desde hace un tiempo, vemos cómo cada vez se instalan más estufas de inducción en los hogares de Latinoamérica. “Las personas que  cocinan con ellas nos cuentan que, además de su gran diseño, en tan solo segundos se puede calentar un alimento con sólo tocar un botón”. Pero ¿hay algo más que eso que debamos saber? Sí, porque sus puntos a favor son muchos. El principal es su eficiencia energética (y ya sabemos que a mayor eficiencia, menor gasto): estas estufas ahorran un 74% de consumo frente al 60% de las estufas vitrocerámicas y un 54% frente a las estufas de gas.

Efectivamente, como dicen quienes ya las han probado, son más rápidas: para empezar, generan calor de manera prácticamente instantánea. Además, éste es fácilmente regulable, a diferencia de lo que ocurre con el gas, por ejemplo. Si en una cocina de gas un litro y medio de agua hierve en 14 minutos, en una de inducción ese tiempo disminuye a exactamente la mitad: siete minutos. Esto se traduce en un ahorro no sólo de tiempo, sino también de energía. Y en menor contaminación, claro. Las placas más modernas sólo emiten 360 gramos de CO2 por cada kWh, mientras que la vitrocerámina produce 450.

A quienes tienen niños pequeños además les interesará saber que si, por una equivocación, ponen la mano en estas estufas, no se quemarán, puesto que no hay llamas ni altas temperaturas, lo cual es toda una tranquilidad. No sólo eso: se trata de aparatos inteligentes, que detectan si hay una olla encima o no. Cuando no la hay, se apagan.

Otro beneficio que será de gran ayuda es que las estufas de inducción son más fáciles de limpiar y resistentes, siendo una gran ventaja a través de los años, ya que podrás contar con un producto de durabilidad y de última tecnología, dando por sentado que tener una estufa de inducción es sin lugar a dudas una inversión a corto y largo plazo, siendo un producto excelente.

Descubre otros electrodomesticos para la cocina ingresando aqui

dario