0

Prueba de Papanicolaou salva vidas en menos de un minuto

La citología de cuello uterino o prueba de Papanicolaou es un procedimiento utilizado para recoger una muestra de células del cuello uterino con el fin de que sean analizadas en el microscopio para detectar posibles cambios celulares que se produzcan de forma anormal.

examen 3

Se realiza en el cuello uterino o parte inferior de la matriz que se conecta con la vagina, que se conoce como el canal del parto para revisar si existen cambios en el cuello uterino que puedan producir cáncer cervical. Es una detección del cáncer o precáncer en este conducto, que se conoce también como cáncer cervical y es el cuarto más común en las mujeres.

Es una prueba prioritaria y de rutina que salva vidas de muchas mujeres ya que al encontrar presencia de células premalignas de este tipo de cáncer son sometidas a procedimientos sencillos, rápidos, seguros, efectivos y sin dolor que sanan su cuello uterino.

Prevenir detectando temprano (ver como)

En los casos de cáncer cervical detectados temprano, también existen altas probabilidades de contar con éxito en la aplicación de los tratamientos. Aunque la finalidad del examen es detectar células cervicales anormales antes de que se presente el cáncer, los resultados a tiempo permiten que el tratamiento prevenga que el cáncer se desarrolle y avance.

¿Cuándo se recomienda aplicarla?

Las pruebas de Papanicolaou deben ser aplicadas en la mayoría de las mujeres que tienen edades comprendidas entre los 21 y 65 años, ya que es parte de sus controles rutinarios que suelen realizarse anualmente, cada tres años o cada cinco años.

En el caso de las mujeres con 18 años o menos o hasta de 70 años que estén sexualmente activas también deben aplicarse la prueba. Incluso, las mujeres que no tengan actividad sexual deberían aplicarse este tipo de prueba para prevenir casos de cáncer en su cuello uterino.

Mientras que las mujeres a quienes se les ha aplicado histerectomía que por lo general no tienen cuello uterino y no tienen antecedentes por resultados anormales o cáncer de cuello uterino no necesitan realizarse esta prueba, a menos que el especialista la indique en sus recomendaciones diagnósticas.

Las mujeres con edad mayor a los 65 años, con un historial de 10 años de resultados normales en las pruebas de Papanicolaou, no necesitan realizarse esta prueba; esto porque la mayoría de los cánceres cervicales necesitan al menos de unos 10 años para desarrollarse.

Las mujeres que les han practicado histerectomía por razones diferentes al cáncer no ameritan que se les practique la prueba, pero quienes hayan tenido esta cirugía porque había presencia de cáncer de cuello uterino o células cervicales con cambios anormales deberían realizarse una prueba anualmente.

Mientras que las damas que se les haya extirpado el útero pero tiene cuello uterino amerita de diagnóstico o prueba de Papanicolaou hasta que cumpla los 65 años en el caso de que durante una década haya obtenido resultados normales.

En el caso de las mujeres seropositivas o quienes viven con el VIH virus que se produce a causa del Sida deben realizarse la prueba de Papanicolaou cada seis meses, ya que tienen más riesgo de padecer cáncer de cuello uterino y otras enfermedades cervicales.

dario