0

Tips para afeitarse el rostro

Para tener una buena imagen es vital cumplir con ciertas normas y pasos de higiene y cuidado personal, son acciones sencillas que logran una excelente apariencia, la cual es la principal carta de presentación. En el caso de los hombres, el rostro tiene un papel muy importante, específicamente el afeitado.

Es preciso que la piel y el vello facial luzcan perfectos y para esto, el rasurado o afeitado (ver maquinas) se debe hacer de la forma correcta, a continuación algunos consejos muy útiles para que esta acción tan común y simple, pero al mismo tan importante, resulte exitosa.

  • A la hora de elegir la rasuradora o afeitadora, debe ser la que más se adapte a las características propias, por ejemplo, el tipo de vello facial, la sensibilidad de la piel y la frecuencia del afeitado.
  • Antes de comenzar, lo mejor es humedecer el vello, así se ablandará y será más fácil retirarlo. Es por esto, que conviene hacerlo luego de tomar una ducha con agua tibia, así los poros estarán abiertos y será más sencillo evitar cortaduras. Para quienes tengan barba muy gruesa, las compresas con agua tibia resultan muy útiles. Si se prefiere usar una máquina eléctrica, la piel debe estar seca.
  • Es conveniente usar alguna crema, gel o espuma de afeitar, esta se debe aplicar 2 o 3 minutos antes de comenzar con la rasuradora o afeitadora, para que logre suavizar el vello por completo.
  • La técnica es esencial, el afeitado debe comenzar en la dirección de crecimiento del vello, después en sentido contrario, pues de esta forma se logra un afeitado al ras. Lo mejor es hacerlo a través de movimientos cortos y ligeros.
  • Conviene realizar el afeitado en un lugar tranquilo e iluminado, lo mejor es sujetar la afeitadora o máquina con la mano dominante y con la otra jalar la piel, de forma que quede una superficie lisa, así el resultado será mejor.
  • Para quienes tienen la piel grasa, lo mejor es emplear un jabón neutro o loción exfoliante para retirar la grasitud, así será más fácil rasurar.
  • Una vez se termine, conviene retirar la crema o gel empleado con agua tibia o fría, así se cierran los poros. Después secar con una toalla a través de toques suaves. También se puede apostar por una loción para cerrar los poros, pero se debe cuidar de que no incluyan ingredientes irritantes como mentol, alcohol o lauril sulfato sódico, ya que provocan irritación.
  • Las cremas hidratantes e hipoalergénicas sin perfume son también otra opción para luego del afeitado, penetran en la piel para mantenerla saludable.
  • Cada instrumento o herramienta para el afeitado debe guardarse completamente limpio y seco para mantenerse en perfectas condiciones, de esta forma se evita la proliferación de bacterias. En suma, nunca se debe usar alguna hoja que esté desafilada, ya que puede producir irritación y cortes en la piel. Para alargar su vida útil, lo mejor es lavar las hojas con agua fría, pues cuando está caliente hace que se expanda y pierda el filo.

dario