0

Cuatro pasos para una estrategia de marketing de contenidos de 360 grados

El verdadero desafío del marketing moderno es que hay mucho contenido por producir, pero poco crecimiento del presupuesto (y tiempo para hacerlo). Además, la dinámica de la atención al cliente no está del lado del marketing.

A medida que las audiencias huyen de los medios tradicionales para pasar más tiempo en el móvil, la cantidad de contenido al que se está enfrentando (videoclips, álbumes de música, temporadas completas de programas de televisión y redes sociales) es intimidante. Además de eso, el bloqueo de anuncios significa que las personas pueden tomar medidas si no les gusta la forma en que se comunica.

estrategia-de-marketing-360 2

El remedio no es un misterio. El marketing de contenido es la respuesta: un marketing que va más allá de la entrega de una impresión de anuncio para proporcionar valor de utilidad o entretenimiento. Con lo que hemos luchado, más bien, es descubrir cómo generar ese contenido creativo de manera eficiente y en escala. A pesar de los debates interminables sobre el tema, nadie quiere sacrificar calidad o cantidad cuando se trata de la estrategia de marketing de contenidos.

Estos son cuatro pasos que cubrimos que lo ayudarán a acercarse a una estrategia de marketing de contenido eficiente, eficaz y coherente.

1. Encuentra tus debilidades

No puedes moverte en la dirección correcta sin saber desde dónde empiezas. Haz un balance de cómo la estrategia y las tareas de marketing de contenido se realizan en tu organización, cómo las personas, los procesos y la tecnología trabajan juntos desde la ideación hasta la distribución. La mayoría de nosotros encontrará espacio para mejorar cuando lo hagamos. Una estrategia de marketing de contenido ágil significa poder detectar y responder a personas y eventos fuera de la organización, pero las campañas proactivas son la mejor oportunidad para lanzar algo novedoso al mundo.

2. Identificar nuevos sistemas para implementar

Con una idea clara de dónde te encuentras, puedes comenzar a trabajar hacia estructuras y prácticas organizativas que mejorarán tanto la calidad como la producción de contenido. Internamente, eso incluye el apoyo formal del liderazgo y las partes interesadas clave. También significa tener acceso al equipo y la información que necesitas para idear y crear.

Una comprensión actualizada de quiénes son tus compradores, datos sobre las preferencias y comportamientos de los clientes, herramientas de monitoreo social para encontrar conversaciones relevantes y sistemas que te permitan colaborar dentro y fuera del departamento de marketing. Estos recursos internos también pueden conducir directamente a interacciones significativas con los clientes.

3. Experimente y ejecute: con el cliente en mente
Con las personas, los procesos y la tecnología en funcionamiento, ahora su equipo tiene que ponerse manos a la obra. Pero hacerlo con una mentalidad centrada en el cliente. Aunque nuestra atención se desvía en estos días, la forma en que nosotros, como humanos, realizamos una compra no ha cambiado: reconocemos que tenemos un problema, buscamos información, encontramos una solución potencial, comparamos eso con algunos otros, continuamos con la compra y finalmente, decidimos si comprar de nuevo.

4. Cierre el bucle para mejorar las personas, los procesos y la tecnología –vea mas

Finalmente, el último paso es aprender y mejorar tanto la calidad como la eficiencia del marketing de contenido a lo largo del tiempo. La tecnología obviamente ayuda con eso: cuanto más flujo de trabajo controla una plataforma, menos falta de comunicación tendrá. Aún mejor si esa herramienta recopila datos operativos sobre la duración de los flujos de trabajo, además de los datos de rendimiento sobre cómo los activos resonaron en las audiencias.

dario