0

Viajar en época de crisis

Ante la difícil situación económica que estamos viviendo, mucha gente está optando por reducir gastos. Hacerlo de bienes de primera necesidad es difícil, porque al fin y al cabo son los que cubren necesidades básicas, como la alimentación, la salud o la ropa.

Pero donde prácticamente todos hemos activado el “modo ahorro” es en los caprichos y gastos innecesarios, que podemos posponerlos en el tiempo y dejarlos para épocas de una mejor situación económica.

Un ejemplo muy claro de esto son los viajes. Antes de las crisis, los españoles viajábamos más y con más frecuencia, y lo hacíamos con más asiduidad a destinos fuera de España, especialmente a ciudades de Europa. Pero en los últimos años se ha reducido drásticamente el número desplazamientos fuera del país. Muchos han decidido viajar por España y conocerla más a fondo o, simplemente, esperarse para viajar cuando las cosas estén mejor.

Dentro del grupo de los que han decidido reducir la frecuencia de sus viajes o sustituir los destinos por los nacionales pero sin dejar de viajar, hay una serie de prácticas comunes de ahorro, que han hecho más fácil que puedan realizar esos viajes.

1)      Lo esencial es planificar el viaje con antelación, sobre todo si vas a desplazarte en tren o en avión. Cuanto antes hagas las reservas, también del alojamiento, mejores precios encontrarás y más amplio será el abanico de opciones.

2)      Si puedes elegir entre hotel o casa de alquiler, opta por la segunda opción, aunque sea para un fin de semana. Suelen ser más baratas y ahorrarás además en comidas, ya que no estarás obligado a comer todos los días en restaurantes.

3)      Si se trata de viajes de larga duración y quieres conocer diferentes pueblos o ciudades, lo mejor es tener un sitio fijo en el que dormir y desplazarse con el coche. El hecho de dormir en diferentes hoteles incrementará el precio del viaje. Lo aconsejable es viajar hasta la zona en tren o avión (si es un destino lejos de tu lugar de residencia, para no perder tiempo en el desplazamiento) y alquilar un coche (ver aquí) al llegar al destino para moverse y conocer la zona.

Maria Garcia