0

Sistemas de seguridad CCTV que se adaptan a cualquier necesidad

El Circuito Cerrado de Televisión o Closed Circuit Television, conocido también por su acrónimo CCTV es un sistema en el que interactúan diversos componentes interconectados entre sí, para crear un circuito de imágenes que sólo pueden ser captadas y vistas dentro de dicho sistema, las personas externas a este no tienen acceso a la señal

seguridad 2

Los sistemas CCTV se diferencian de la señal de la televisión convencional o la de pago ya que estas pueden ser vistas por cualquier persona que cuente con una antena de recepción, en el caso de la TV normal, y una suscripción y determinados equipos en el caso de la TV de pago.

Otra característica de los sistemas de CCTV que los hace únicos es la posibilidad de adaptarlos a las necesidades que en materia de seguridad tenga cada cliente, proporcionando imágenes de la calidad deseada tanto de día como de noche, además su manejo es bastante sencillo. Las imágenes y secuencias de video captadas por un sistema de seguridad CCTV sirven como prueba y permiten analizar cualquier incidente.

Funcionamiento de un sistema de seguridad CCTV –ver más

En el mercado actual diferentes cámaras CCTV analógicas, digitales, cableadas o inalámbricas, cuyas formas de operar varían, no obstante los componentes básicos de todo sistema de seguridad CCTV por lo general son los mismos: cámaras CCTV, lente CCTV, monitor y cables de conexión (para los sistemas cableados).

Las cámaras CCTV son los dispositivos primordiales del sistema, se encargan de captar las imágenes y secuencias de video del área o espacio que está siendo monitoreado, de acuerdo a las características propias de cada cámara y del lente que se les instale se podrá un rango de visión más amplio, pudiendo grabar imágenes de alta calidad con muy buen nivel de detalle.

Una vez las imágenes son captadas por las cámaras son enviadas al monitor vía cable coaxial o de manera inalámbrica, donde pueden ser supervisadas en tiempo real por el personal de seguridad; las imágenes y secuencia de video también pueden ser grabadas en distintos medios, para ser revisadas posteriormente o presentarlas como prueba de cualquier incidente.

El desarrollo tecnológico ha posibilitado que muchos sistemas de seguridad CCTV modernos incorporen grabación de movimiento, esta función permite que las cámaras se activen y comiencen a grabar al detectar movimiento, una función que ayuda a ahorrar espacio de almacenamiento y tener en reposo el sistema en caso de inactividad, brindando una mayor vida útil a los componentes.

La notificación de incidencias es otra de las funciones que incorporan los sistemas actuales, permite enviar mensajes de texto o mensajes de voz mediante una llamada telefónica el momento de detectar alguna actividad o evento anormal.

Los sistemas de seguridad CCTV actuales permiten incorporar diversas cámaras, las cuales pueden trabajar enlazadas con un solo monitor y un grabador, ya que están equipados con funciones que permiten dividir la pantalla para monitorizar las cámaras o escoger la cámara que se desea observar, también pueden compartir el espacio de grabación en el disco duro.

Estos avances hacen que los sistemas de seguridad CCTV sean muy eficientes, incluso muchos de ellos tienen la capacidad de conectarse a internet para ser manejados de forma remota.